Parkinson

La enfermedad de Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa que afecta principalmente a la producción de dopamina. El CBD para el Parkinson actúa como antioxidante y antiinflamatorio para mitigar la enfermedad y aliviar los síntomas. Otros tratamientos de enfermedades neurodegenerativas como el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer con CBD y el tratamiento de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) con CBD, han mostrado muy buenos resultados en base a evidencia anecdótica e investigación científica realizada de forma limitada.

Sin el tratamiento con CBD, los síntomas del Parkinson se desarrollan lentamente a través de los años e involucran principalmente problemas relacionados con el sistema motor, tales como:

  • Temblor / agitación
  • Lentitud de movimientos
  • Problemas de rigidez/esfuerzo
Pero también a menudo problemas cognitivos como:
  • Dificultad para dormir
  • Problemas de memoria
  • Dificultades del pensamiento
  • Multifuncionalidad
  • Resolver problemas
  • Planificación/organización

El científico Sir William Gowers, que vivió de 1845 a 1915, mencionó por primera vez el uso de cannabis para el tratamiento del Parkinson en su libro "Manual de Enfermedades del Sistema Nervioso" a finales del siglo XIX. Durante sus días el componente de cannabis CBD o cannabidiol era desconocido y aún hoy muchas personas no saben lo que es el CBD.

La edad promedio de los pacientes de Parkinson es de 60 años, según la investigación de la Fundación Michael J. Fox para el Parkinson.

La enfermedad es ligeramente más común entre los hombres que entre las mujeres y en los Estados Unidos, se estima que más de un millón de personas tienen Parkinson. A pesar de las enormes cantidades de gasto farmacéutico en investigación y desarrollo, hasta ahora no hay cura para el Parkinson.

Un estimado de 10 millones de personas en todo el mundo están viviendo con Parkinson de acuerdo con la Fundación Parkinson.

 

Cannabidiol para mitigar el Parkinson

El Cannabidiol no puede curar el Parkinson, pero numerosos estudios científicos han demostrado que funciona como neuroprotector y puede, por lo tanto, bloquear la progresión de la enfermedad. Los mayores beneficios del CBD para los pacientes con Parkinson son posiblemente el alivio de los síntomas, lo que mejora significativamente la calidad de vida.

El CBD se deriva del cannabis o del cáñamo, que no son lo mismo sino similares. Para aquellos interesados en los específicos del cáñamo vs cannabis, hemos escrito un artículo separado sobre eso.

En el 2003 el Parkinson fue mencionado en una investigación sobre la relación entre el sistema endocannabinoide y las enfermedades del sistema nervioso central, que posiblemente podrían beneficiarse del tratamiento con cannabinoides. Durante los años siguientes, se ha informado que los cannabinoides proporcionan neuroprotección en la neurodegeneración aguda y crónica.

Ser confrontado de repente con una condición tan seria puede ser difícil para muchas personas. Por lo tanto, a menudo vemos diferentes etapas de depresión en los pacientes, lo que sólo aumenta los síntomas del Parkinson. Sin embargo, el tratamiento contra la depresión con CBD ha tenido tanto éxito en personas que se han automedicado y en la investigación científica.

Estudios de laboratorio

En el 2005 algunos estudios de laboratorio in vivo e in vitro confirmaron la suposición de que los cannabinoides tienen propiedades neuroprotectoras potenciales, que podrían ser relevantes para la enfermedad de Parkinson.  Esto fue analizado con mayor profundidad en el 2007 y se determinó que los cannabinoides derivados de plantas (CBD) proveen neuroprotección contra la degeneración progresiva en la enfermedad de Parkinson en ratones.

Las pruebas de laboratorio en ratones en el 2011 revelaron que el THC tiene un perfil farmacéutico prometedor para retrasar el progreso del Parkinson y mejorar sus síntomas.  En el 2016, el menos conocido cannabinoide BCP demostró tener el potencial de una neuroprotección significativa que podría ser beneficiosa para la enfermedad de Parkinson. El BCP mostró este potencial debido a sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes.

Estudios clínicos

Un estudio clínico realizado en el 2004 en la República Checa entre 339 pacientes con Parkinson tratados con cannabis medicinal reveló lo siguiente:

- El 45.9% tuvo una disminución de leve a sustancial de los síntomas

- El 36% tuvo una mejoría en sus temblores en reposo

- El 44,7% tuvo un alivio en la lentitud de los movimientos

- El 37.7% tuvo un alivio en la rigidez muscular

- El 14,1% tuvo una mejoría en la disquinesia (movimientos corporales incontrolables).

En un estudio experimental realizado en el 2009 en seis pacientes ambulatorios con Parkinson y que sufrían de psicosis, se llevó a cabo un tratamiento con CBD (150 mg/día). Se lograron algunos resultados muy prometedores. Una reducción significativa de los síntomas psicóticos. Los síntomas motores no se vieron afectados por el cannabidiol y se redujo la escala UPDR (Unified Parkinson's Disease Rating).

No se observaron efectos secundarios durante este ensayo clínico del 2009. Una serie de casos de ensayos clínicos en el 2014 revelaron que el CBD es capaz de controlar los síntomas del Trastorno del Comportamiento del sueño REM (RBD, por sus siglas en inglés) en pacientes con Parkinson.

En el 2014 se realizó un estudio clínico doble ciego con 119 pacientes con Parkinson, tratados con CBD (300 mg/día) y placebo. Los estudios mostraron una mejoría significativa en la calidad de vida de estos pacientes, sin embargo, se necesitan estudios más grandes para confirmarlo.

 

Dosis de aceite CBD para el Parkinson

Al igual que con casi cualquier otro suplemento o medicamento, es imposible establecer una dosis que se adapte a todas y cada una de las condiciones (nivel). Pero debido a que usted no puede tener una sobredosis de CBD, y no hay efectos secundarios dañinos del CBD, es seguro experimentar con un nivel de dosis que se ajuste a su situación. Por ejemplo, los niveles de dosis de CBD para la depresión varían de 25 mg a varios cientos de miligramos diarios.

El Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa como el Alzheimer y por lo tanto la mayoría de las personas comienzan con un nivel de dosis relativamente bajo de 40-50 mg diarios y monitorean los efectos. Si es necesario, y dependiendo de las mejoras de la condición/síntomas, puede aumentar la dosis con incrementos cada tres días y con 25 a 50 mg durante la fase de monitorización, hasta que haya alcanzado el resultado deseado.

Muchos pacientes con Parkinson reducen su dosis de aceite de CBD a un nivel de mantenimiento después de haberse tratado a sí mismos con niveles de dosis más altas durante al menos varias semanas. El nivel de dosis de mantenimiento también se puede determinar reduciendo los niveles de dosis en pasos incrementales cada dos días mientras se monitorizan los efectos y se asegura de mantener los síntomas y la condición bajo control, pero no menos de 20-25 mg.

 

¿Cómo utilizar el CBD?

Por lo general, las personas toman su dosis diaria en dos tomas, una por la mañana y otra por la noche. Pero también hay personas que hacen tres tomas al día, especialmente cuando están en una dosis más alta para no tener que tomar demasiado a la vez. Otros prefieren tomar toda la dosis diaria a la vez, por ejemplo, por la noche.

La forma más común de tomarlo es dejar caer las gotas debajo de la lengua durante al menos un minuto y dejar que su cuerpo las absorba.

 

Historias exitosas de pacientes con Parkinson

Hemos recopilado cuidadosamente testimonios del CBD sobre esta condición en particular para que sirvan de prueba e inspiración a otros. No dude en registrar su propia experiencia y compartirla con nosotros para que podamos agregarla a esta lista y ayudar a miles de pacientes más.

 

PANORAMA GENERAL DE LOS ESTUDIOS E INFORMES CIENTÍFICOS

Si usted está interesado en las pruebas médicas y no tiene miedo de leer a través de alguna terminología médica profesional, revise los estudios a continuación.

 

Dejar un comentario

Nombre .
.
Mensaje .

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados